1/5/16

Emocionario Adolescente: el remordimiento y la culpa (literatura y cortometrajes)

Mis queridos poetas y piratas de 3º de ESO,


Seguimos con nuestro proyecto Emocionario adolescente, en esta ocasión sobre la culpa y el remordimiento.  Se trata, eso sí, de dos emociones que no nos gusta mucho sentir y que, en ocasiones, incluso las intentamos obviar... Como siempre, hacemos hincapié en que es importante reconocerlas, no "taparlas" por mucho que sea lo primero a lo que estemos tentados (a veces de manera incosciente). 

 ¿Qué nos dice el Emocionario sobre el remordimiento?  
Algunos lo confunden con el arrepentimiento, pero este es e malestar que podemos sentir hacia cualquier acto (sea bueno o malo). En cambio, el remordimiento solo aparece cuando dicha acción es negativa.
 ¿Cómo se presenta? Pues se las ingenia para
que no puedas dejar de pensar en eso malo que hiciste. Esto genera un malestar que, poco a poco, va creciendo y que se llama... ¡culpa!



¿Qué es entonces la culpa?  
Pues es eso que nos invade cuando pensamos que hemos hecho algo malo. Es, por tanto, como nuestro termómetro, nos permite evaluar nuestro comportamiento. ¿La oímos? En parte sí, pues somos nosotros los que mejor sabemos aquellos que es adecuado. La culpa señala que somos responsables de nuestros actos y nos ayuda a juzgarlos. 



Como siempre en nuestro proyecto, intentamos relacionar estas emociones con otros contenidos de la materia. A veces me preguntáis por qué, otras, sin embargo, casi ni os dais cuenta ;) Esto va por Alba y Salomé, quienes me decían el otro día, "así a lo tonto aprendemos un montón con esto" (se referían a redactar objetivos). 

En fin, en esta ocasión, lo vincularemos primero con la literatura porque, sin duda, tanto la culpa como el remordimiento son dos emociones muy literarias.  A partir de aquí, aprovecharemos para hablar y preguntarnos  otros aspectos. 


☛☛ Comenzaremos con José Luis Borges y con una poesía y un cuento corto sobre el remordimiento. Así lo conocéis pues este escritor argentino (1899-1986) ha sido uno de los máximos exponentes de la literatura del siglo XX. Son especialmente conocidos sus relatos breves. Si queréis más información, en esta página ofrecen una buena biografía


El remordimiento
He cometido el peor de los pecados 
que un hombre puede cometer. No he sido 
feliz. Que los glaciares del olvido 
me arrastren y me pierdan, despiadados. 

Mis padres me engendraron para el juego 
arriesgado y hermoso de la vida, 
para la tierra, el agua, el aire, el fuego. 
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida 

no fue su joven voluntad. Mi mente 
se aplicó a las simétricas porfías 
del arte, que entreteje naderías. 

Me legaron valor. No fui valiente. 
No me abandona. Siempre está a mi lado 
La sombra de haber sido un desdichado 
José Luis Borges



 ¿Por qué se siente culpable el autor? ¿Te ha ocurrido alguna vez a ti? 

 ¿Podrías decir el tipo de estructura y rima que tiene este poema?

 Encuentra una pareja de antónimos y explica cómo define Borges la vida 

 El autor cita en sus versos a los cuatro elementos de la naturaleza, ¿cuál es el significado de cada uno de ellos? 


☛☛ Años más tarde, este mismo autor incluyó una sensacional reflexión sobre el remordimiento y la culpa en su cuento corto llamado Leyenda

 Abel y Caín se encontraron después de la muerte de Abel. Caminaban por el desierto y se reconocieron desde lejos, porque los dos eran muy altos. Los hermanos se sentaron en la tierra, hicieron un fuego y comieron. Guardaban silencio, a la manera de la gente cansada cuando declina el día. En el cielo asomaba alguna estrella, que aún no había recibido su nombre. A la luz de las llamas, Caín advirtió en la frente de Abel la marca de la piedra y dejó caer el pan que estaba por llevarse a la boca y pidió que le fuera perdonado su crimen.


Abel contestó:

-¿Tú me has matado o yo te he matado? Ya no recuerdo; aquí estamos juntos como antes.

-Ahora sé que en verdad me has perdonado -dijo Caín-, porque olvidar es perdonar. Yo trataré también de olvidar. 

Abel dijo despacio:
-Así es. Mientras dura el remordimiento dura la culpa.

Jorge Luis Borges

Curiosamente, nuestro querido Emocionario sigue lo que ya Borges puso en su relato corto en 1970. 




☛☛  Respecto a la literatura y estas dos emociones, no puedo dejar de citar a la incomparable Macbeth (William Shakespeare). Macbeth, guerrero de la corte del rey Duncan, se ha encontrado con las tres hermanas fatídicas, las Parcas, que le revelan un futuro promisorio: él será rey. Macbeth, perplejo al principio, es cubierto, de repente, por la sombra de un pensamiento oscuro: para ser rey, primero debe matar al rey actual. Lady Macbeth, decidida, le concibe un plan homicida. 

Este asesinato es de importancia capital para el desarrollo de la obra, y más aún, para la evolución psicológica de los personajes. Macbeth, guerrero valiente en la batalla, se siente asediado por la culpa antes de matar a su rey. Se muestra entonces inseguro, dubitativo, con poca decisión frente a las circunstancias y frente a la férrea instigación de su esposa, que lo guía hacia el asesinato. 

Accede finalmente a matar, pero tras asesinar a Duncan, algo sucede: Macbeth cambia. Ya no existe la culpa en él, todo lo contrario, la codicia lo corroe, es despótico, insensible, y lo único que le importa es el poder. 

Lady Macbeth,antes fría, calculadora y manipuladora, virará diametralmente hacia el embargo espiritual que supone el sentimiento de la culpa, metaforizado por Shakespeare en la imagen onírica que Lady Macbeth construye cada noche, sin descanso: sus manos están cubiertas por una sangre inmanente que no se lavará con ningún agua del mundo, porque es el símbolo del remordimiento (Dice Lady Macbeth, Acto V, esc. I: «¡Vete, mancha maldita! ¿No se lavarán nunca mis manos? ¡Siempre el hedor de la sangre!»). Esto la llevará de modo inapelable hacia la locura, que desembocará en el trágico final del suicidio. (Fuente: Blog Umbilicus)



☛☛ Finalmente, qué vamos a hacer nosotros. Pues, tras haber visto todo lo anterior, acabaremos la sesión con este premiado cortometraje "La culpa" 



Los cortometrajes, casi por definición, necesitan un paso más allá de la comprensión de lo visual. Es decir, una reflexión posterior y este es un gran ejemplo de ello. Está claro que la venganza es el tema nuclear, pero... (y aquí viene nuestra actividad de hoy): 



A continuación, nos grabaremos y lo subiremos aquí la próxima semana :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada